Imagen de Ruben Hidalgo. Fisioterapeuta a domicilio en Cuenca
Rubén Hidalgo
Fisioterapeuta especializado en servicios de fisioterapia deportiva, terapia manual y rehabilitación neurológica

Hola, soy Rubén Hidalgo, fisioterapeuta, y hoy te voy a hablar de un tema que puede estar afectándote sin que lo sepas. Hablaremos de la parestesia, un fenómeno curioso y a menudo desconcertante que afecta a muchas personas en algún momento de sus vidas.

Quizás lo conozcas como hormigueo o adormecimiento, pero ¿sabes realmente qué es la parestesia y qué la provoca? Acompáñame a descubrir las causas, los síntomas y los tratamientos más efectivos para este trastorno sensorial.

¿Qué es la parestesia y qué la provoca?

La parestesia que es un trastorno que se manifiesta con sensaciones anormales en la piel, tales como hormigueo, picazón o entumecimiento. Estos síntomas generalmente aparecen en extremidades como manos y pies, pero pueden afectar cualquier parte del cuerpo.

La causa subyacente de la parestesia es una alteración en la transmisión de señales nerviosas. Esto puede deberse a una variedad de factores, desde lesiones físicas que afectan a los nervios hasta enfermedades sistémicas como la diabetes o la esclerosis múltiple.

Otras causas incluyen compresión de nervios, por ejemplo, al permanecer en una misma postura durante mucho tiempo, o por deficiencias nutricionales, donde la falta de ciertas vitaminas impacta la función nerviosa. A veces, la parestesia puede ser un signo de alerta de problemas más graves, por lo que su evaluación es importante.

Además, ciertos hábitos de vida y condiciones médicas como la ansiedad pueden influir en la aparición de estas sensaciones, creando un ciclo de retroalimentación que agrava la sensación de hormigueo y entumecimiento.

Es importante entender que aunque la parestesia puede ser ocasional y benigna, como cuando se nos "duerme" una extremidad, también puede ser crónica y requerir atención médica especializada.

Causas comunes de la parestesia: un análisis detallado

Existen numerosas causas que pueden provocar parestesia, y a menudo, su origen está relacionado con alguna condición que afecta al sistema nervioso central o las lesiones nerviosas. Veamos algunas de las más comunes:

  • Compresión de nervios, como en el síndrome del túnel carpiano, que provoca parestesia en manos.
  • Trastornos neurológicos, como la esclerosis múltiple, que alteran el correcto funcionamiento de los nervios.
  • Enfermedades metabólicas, la diabetes es un ejemplo clásico que puede dañar los nervios a largo plazo.
  • Deficiencias nutricionales, especialmente de vitaminas del grupo B, fundamentales para la salud neuronal.
  • Prolongadas posturas incorrectas o movimientos repetitivos que pueden causar causas habituales de parestesia en adultos mayores.

En el caso de los tumores, dependiendo de su ubicación, pueden ejercer presión sobre los nervios y estructuras circundantes, desencadenando también parestesia.

Es crucial abordar estas causas con un enfoque integral, considerando tanto tratamientos médicos como cambios en el estilo de vida para prevenir y tratar esta condición.

Síntomas de la parestesia: ¿cuándo debes preocuparte?

Los síntomas de la parestesia pueden variar en intensidad y duración. Si bien ocasionalmente puede no ser motivo de preocupación, hay ciertos síntomas de alarma de parestesia que requieren atención inmediata:

Si el hormigueo o entumecimiento es persistente y no se alivia con cambios de posición, o si se acompaña de otros síntomas como debilidad, dolor o cambios en la movilidad, es imprescindible consultar a un profesional de la salud.

La parestesia que es un síntoma y no una enfermedad en sí misma, podría ser la punta del iceberg de una condición subyacente más seria. La parestesia temporal y crónica también pueden diferenciarse por su duración y por la presencia de factores desencadenantes claros.

Por ejemplo, si sientes parestesia en las manos al despertar y se resuelve rápidamente, podría estar relacionada con una mala posición al dormir. Pero si este síntoma es recurrente y se combina con dolor o debilidad, podría estar indicando algo más grave, como un síndrome del túnel carpiano.

Las personas con condiciones crónicas como la diabetes deben estar particularmente atentas a estos síntomas, ya que pueden ser un signo de complicaciones como la neuropatía diabética.

Opciones de tratamiento para la parestesia

El tratamiento de la parestesia varía según la causa que la origina, y puede incluir una amplia gama de opciones. Aquí te presento algunas de las tratamientos efectivos contra la parestesia:

  • Medicamentos para tratar la condición subyacente, como antiinflamatorios o suplementos vitamínicos en caso de deficiencias.
  • Modificaciones en el estilo de vida, como cambios en la dieta o en la ergonomía del espacio de trabajo.
  • Terapias físicas, entre ellas la fisioterapia para parestesia, que puede ayudar a aliviar la compresión de nervios y mejorar la función nerviosa.
  • En casos más graves, la cirugía podría ser necesaria, por ejemplo, para liberar un nervio comprimido.

Además, es importante abordar los aspectos psicológicos relacionados con la parestesia, especialmente si se vinculan con la ansiedad o el estrés.

En el tratamiento de la parestesia, la colaboración entre distintos profesionales de la salud es esencial. La detección temprana y un enfoque multidisciplinario pueden hacer una gran diferencia en la calidad de vida del paciente.

Prevención de la parestesia: consejos y recomendaciones

La prevención es clave cuando hablamos de parestesia. Aunque no todas las causas son prevenibles, hay consejos y recomendaciones que puedes seguir para reducir el riesgo:

Mantener una dieta balanceada rica en vitaminas y minerales, especialmente del grupo B, es fundamental. Además, adoptar una postura correcta al sentarse y evitar permanecer en la misma posición por tiempos prolongados puede hacer la diferencia.

Para aquellos con riesgo de desarrollar condiciones como el síndrome del túnel carpiano, realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento puede ser muy beneficioso.

Es también aconsejable gestionar adecuadamente el estrés y la ansiedad, ya que estos factores pueden exacerbar la sensación de parestesia.

Y por supuesto, la realización de controles médicos regulares es importante, especialmente si se tienen condiciones preexistentes que puedan asociarse con la parestesia.

Parestesia y ansiedad: ¿cuál es la conexión?

La relación entre la parestesia y la ansiedad es interesante y digna de mención. La ansiedad puede provocar o aumentar la percepción de síntomas como el hormigueo o el entumecimiento, creando un círculo vicioso en el que la preocupación por las sensaciones intensifica el estrés, y este a su vez, empeora la parestesia.

En estos casos, es importante abordar tanto los síntomas físicos como la ansiedad subyacente. Técnicas de relajación, terapia cognitivo-conductual y, en algunos casos, medicación, pueden ser de gran ayuda.

Entender la conexión entre la mente y el cuerpo es fundamental para gestionar la parestesia relacionada con la ansiedad. La colaboración entre profesionales de la salud mental y fisioterapeutas puede ser muy efectiva en estos casos.

Recordemos que la ansiedad no solo afecta nuestra salud mental, sino que también tiene un efecto palpable en nuestra salud física. Por lo tanto, una aproximación holística es esencial para tratar la parestesia en el contexto de la ansiedad.

Preguntas frecuentes sobre la parestesia

¿Qué es la parestesia y por qué se produce?

La parestesia se refiere a esas sensaciones inusuales de hormigueo o entumecimiento que muchas veces no sabemos cómo explicar. Este fenómeno es el resultado de una interrupción o alteración en la transmisión de señales nerviosas, ya sea por una lesión directa, compresión o enfermedades que afectan los nervios.

Es vital identificar las causas para poder intervenir de manera efectiva y evitar que la parestesia se convierta en una molestia crónica o indicativo de un problema de salud mayor.

¿Cómo se quita la parestesia?

Para tratar la parestesia de manera efectiva, es crucial abordar la causa subyacente. Esto puede incluir desde simples ajustes en la postura y el estilo de vida hasta un tratamiento médico específico para enfermedades subyacentes o la corrección quirúrgica de lesiones.

En algunos casos, la fisioterapia y otras terapias complementarias pueden ofrecer alivio significativo y mejorar la función nerviosa a largo plazo.

¿Cuándo preocuparse por la parestesia?

Si bien la parestesia ocasional suele ser benigna, debemos prestar atención si los síntomas son persistentes, afectan nuestro día a día o si se acompañan de otros signos como dolor o debilidad muscular. En estos casos, es imperativo buscar la opinión de un especialista para descartar condiciones más graves y recibir el tratamiento adecuado.

La detección temprana y el manejo apropiado son clave para evitar complicaciones y mejorar el pronóstico.

¿Qué medicamento es bueno para la parestesia?

No hay un medicamento "universal" para la parestesia, dada la diversidad de sus posibles causas. El tratamiento farmacológico debe ser personalizado y puede incluir desde antiinflamatorios hasta medicamentos específicos para trastornos neurológicos o metabólicos. Consultar con un médico es esencial antes de comenzar cualquier tratamiento.

En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para aliviar el dolor neuropático asociado con la parestesia, siempre bajo supervisión médica.

Antes de continuar, te invito a visualizar un video ilustrativo que explica de manera sencilla qué es la parestesia y cómo puede afectar nuestra vida diaria:

Recuerda, la parestesia puede ser una señal de tu cuerpo indicando que algo no está funcionando como debería. No la ignores y busca asesoramiento profesional para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Tu salud y bienestar deben ser siempre tu prioridad.

Otros artículos

Gracias por visitar nuestro blog y por interesarse en los contenidos que ofrecemos. Queremos recordarle que cualquier información o pauta que pueda encontrar en nuestro blog está destinada únicamente con fines educativos e informativos y no tiene como objetivo reemplazar la opinión o el consejo de un profesional médico o fisioterapeuta.
Por lo tanto, si está considerando seguir alguna de las pautas que se presentan en nuestro blog, le recomendamos encarecidamente que consulte primero con su médico o fisioterapeuta para determinar si es seguro y apropiado para su condición física y de salud. Cada persona es única y puede requerir un enfoque personalizado en su tratamiento.

Tormo Studio participa en el Programa de asociados de Amazon Services LLC, un programa de publicidad de afiliados diseñado para proporcionar un medio para que los sitios ganen tarifas de comisión mediante la publicidad y los enlaces.

crossmenu